skip to Main Content

¿La mamá perfecta?

Hace algunos días, el canal colombiano Carocol presentó –a propósito del día de la madre- un video sobre “La mamá perfecta”; una suerte de experimento que ha sido compartido masivamente en distintas redes sociales y en algunos programas de televisión como un homenaje a las mamás en su día.

El video sucede en un espacio similar al de un set de televisión donde un conductor entrevista a disitntos pares de madres e hijos. Todo se inicia con una simple pregunta dirigida a las mamás: ¿eres una mamá perfecta?, frente a la cual todas responden negativamente contando, incluso, aquello en lo que creen que fallan. A continuación, las madres pasan a una cabina que se encuentra adyacente al set y el entrevistador pregunta a los niños ¿qué cambiarían de sus mamás?. Los niños ensayan distintas respuestas: “quisiera que me lleve al parque”, “que no me regañe mucho”, “que me quite la verdura”, etc. Inmediatamente, notan que se encuentran frente a un panel que controla la cabina en la que se encuentran las mamás y se les sugiere que, si ellos lo desean y apretando algunos botones, pueden cambiar eso que no les gusta de sus mamás. Previsiblemente, los niños apretan los botones y logran lo siguiente:

Si bien la intención del video es promover la idea de que “La mamá perfecta sí existe, es tuya” creo que se termina haciendo algo muy distinto: es un video cruel e insensible tanto con los niños que participan en él como con los miles que lo han visto mediante su impensada difusión.

Hacerles creer a unos niños que han cambiado a sus mamás por atreverse a desear pasar más tiempo con ellas es algo que no considera en absoluto su experiencia  emocional. Ello puede verse claramente cuando cada uno de ellos rompe en llanto pues llega el momento de volver a sus casas con una mujer que solo tiene la ropa de su mamá real. Así, a pesar del propósito original del comercial, este termina promoviendo un tipo de vínculo en el que no hay espacio para desear algo bueno y distinto a lo que uno tiene pues -si te atreves a pedirlo- la realidad puede volverse terrorífica.

El video manipula a los niños con la intensión de cuestionar la idea de que existe una mamá perfecta. Sin embargo, para lograrlo, se va al otro extremo, pues es evidente que en todo el proceso de hacer este video no ha habido una sola persona que se haya detenido a pensar que las buenas mamás son, justamente, aquellas que tienen la capacidad de pensar a sus hijos y a los impactos que las distintas experiencias de la vida puedan tener sobre ellos.

Coincido entonces con que no existe la madre perfecta, pero discrepo absolutamente con tener que creer –por miedo a perderla- que la propia lo es. Para construir un vínculo madre-hijo que se establezca como el punto de partida de una una vida psicológica saludable, las madres deben ser–en palabras de Donald Winnicott- suficientemente buenas. Vale decir, madres capaces de querer a sus hijos, de entender sus necesidades y de enseñarles a relacionarse con respeto, confianza e ilusión. Importante saber que para aprender todo eso, son también necesarias las equivocaciones, las fallas y el encuentro con una realidad que nunca será perfecta.

 

QUIERO SEPARAR UNA CITA

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top