skip to Main Content

Joy y Heron: mirándonos unos a otros

El cortometraje Joy y Heron fue creado en el espíritu del Año Nuevo chino, el cual en 2018 se denominó el “año del perro”. Sin embargo, el mensaje que ofrece trasciende al tiempo y lugar. Los valores que transmite resultan fundamentales para la vida cotidiana y la convivencia en cualquier sociedad.

El cortometraje comienza con un perro, Joy, que acompaña a su dueño en un viaje de pesca. Joy intenta cooperar en la actividad, evitando balancear el bote para facilitar la pesca de su amo. Aparece, entonces, Heron, una garza que se acerca a la pequeña embarcación y a quien Joy observa con curiosidad. Pero ese sentimiento es reemplazado cuando Heron comienza a robar las lombrices que el dueño de Joy utiliza como carnada. El fiel can se pone a la defensiva inmediatamente, y ladra para ahuyentar el ave. Sin embargo, es reprendido por su dueño por alejar también, debido al ruido, a los peces en el lago.

Joy, entonces, intenta no molestar, pero Heron vuelve a aparecer. El perro, en ese momento, decide asumir el rol de defensor a sabiendas de que podría molestar a su dueño. De la misma manera en que a veces, cuando uno está dispuesto a ayudar, puede ser necesario decir algo que resulte difícil de escuchar. Sin embargo, igual que el amo de Joy, eventualmente se podrá entender y agradecer las buenas intenciones de la acción.

Luego de que el pescador ve a la garza y la ahuyenta, Joy la ve volar a su nido donde la esperaban sus crías hambrientas. Vemos a Heron triste por no poderlas alimentar y Joy empatiza con ello. Se da cuenta de que la realidad que el veía no era el panorama completo. Y que, de hecho, junto a su amo, se encuentra en una posición privilegiada. Al reconocerlo, encuentra también la forma de ayudar a la familia de garzas, que realmente lo necesita. Es ese, justamente, el rol que deberíamos tener como sociedad para con el otro. Cuando uno ve una situación injusta, se debe tomar postura y actuar. Proteger a los afectados y dar, sea lo que sea que se tenga a la mano para ofrecer. Probablemente Joy no podría garantizar que las crías de Heron no vuelvan a pasar hambre, pero sí estaba a su alcance alimentarlas en esa ocasión.

También, Joy nos da un ejemplo de mirada crítica, que todos deberíamos tener para lograr una constante mejora en nuestras comunidades. La leal mascota, defendió a su amo en una primera instancia, pues observaba una clara injusticia. Pero la situación luego cambió, y Joy tuvo la apertura necesaria para reconocerlo. Se dio cuenta de que su visión de cómo estaban dándose las cosas era limitada y tuvo la flexibilidad de ampliarla y seguir actuando en nombre de la justicia, que había cambiado de foco. A pesar de que quizás estaría yendo en contra de lo que preferiría su dueño, Joy no se quedó en el sentimiento causado por la escena. Seguramente motivado por su empatía y solidaridad, por el reconocimiento de un bien mayor por realizar y de que había alguien que necesitaba su ayuda aún más; Joy no tuvo miedo de hacer algo al respecto. Así continuó su viaje de pesca con la satisfacción de su aprendizaje y, especialmente, de haber sido proactivo para ayudar a alguien que realmente lo necesitaba. No buscaba algo a cambio, con saber lo anterior le alcanzaba.

A pesar de eso, la gratitud de Heron lo llevó a actuar por su nuevo amigo también. La garza hace su propia pesca y deposita una generosa recompensa en el bote, concluyendo así el corto con un mensaje de cooperación y apoyo mutuo. Si hablamos de mejorar a nivel de sociedad, no se llegará muy lejos si nos olvidamos de los demás. Todos necesitamos algo distinto y todos podemos aportar algo distinto, que puede significar una gran diferencia para otro. Entonces, dentro de las posibilidades de cada quién, debemos ser capaces de tomar postura, de ayudarnos. Finalmente, la gratitud es algo que no puede dejarse de lado, así como la humildad de reconocer que podemos aprender y mejorar gracias a la cooperación con el resto de personas. No podemos perder nada de esto de vista si queremos construir un mundo más justo y equitativo.

Marshall Rosenberg, psicólogo estadounidense que desarrolló el concepto de Comunicación No Violenta (también conocida como Comunicación Colaborativa) como método de resolución de conflictos, alguna vez dijo:

“La empatía nos permite percibir de una nueva forma nuestro mundo y movernos hacia adelante.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top