skip to Main Content

Alike: Rompiendo paradigmas

En los momentos de crisis, sólo la imaginación es más poderosa que el conocimiento.”
– Albert Einstein –

Los paradigmas son patrones de pensamiento y conducta que se encuentran incorporados a nivel colectivo dentro de una comunidad en una época determinada. Ellos definen lo que es aceptado dentro de una sociedad, lo que se celebra y lo que, por el contrario, se desalienta. Por lo tanto, marcan la pauta para la vida familiar y social, la educación y el trabajo.

 

 

“Alike” (“Iguales”), es un cortometraje animado lanzado por Daniel Martínez Lara y Rafa Cano Méndez en el año 2015. Este invita a reflexionar sobre el rol de los paradigmas en diferentes ámbitos de la vida cotidiana y cómo ellos pueden convertirse en una limitación para el desarrollo de las capacidades de las personas.

En una ciudad en blanco y negro, todos los habitantes tienen un rol predeterminado para cumplir. Tal y como las sociedades depositan una serie de expectativas en sus miembros, que estos asumen para sentirse incluidos. En este lugar, un padre de color azul y su hijo de color anaranjado se preparan para un día más de trabajo y escuela, respectivamente.

El pequeño anaranjado, es muy alegre y energético. Lo cautiva su entorno fácilmente y se muestra curioso y explorador. Llama mucho su atención un hombre que toca música en la calle, en el único espacio a color de la ciudad; sin embargo, esta es una figura que el resto rechaza por su excentricidad y que es mirada con ojos de desconfianza. El padre por eso, evita que su hijo se entretenga observándolo. En clase, manteniendo su positivismo, el hijo trabaja de manera dedicada. Pero su pensamiento distinto y creativo, es criticado por el resto. Actitud que se da con frecuencia en muchas escuelas actuales. Es común que el objetivo de ellas quede reducido a la transmisión de información, cuando realmente debería darle el espacio a cada uno de encontrar su lugar para desenvolverse, aprender a su propia manera y recibir las herramientas para desarrollar sus ideas, intereses y habilidades. Esta situación se mantiene porque las expectativas de comportamiento son enseñados de generación en generación y, cuando surge alguien que va contra la corriente, la reacción tiende a ser de censura y rechazo.

En “Alike”, mientras el hijo estudia, el padre realiza un trabajo monótono y desalentador. Progresivamente, se da el cambio del color azul al gris, el mismo que el del resto de ciudadanos del lugar. Ese cambio, representa el desvanecimiento temporal de la felicidad del padre, el cual es recuperado cuando se reúne con su hijo, quien con gran alegría lo abraza y le devuelve su color azul.

No obstante, el padre siempre se encuentra decepcionado del trabajo que realiza su hijo en el colegio. Esto se suma a las reacciones negativas que el hijo recibe en la rutina diaria y lo va desanimando. Por eso vemos que su color se desvanece poco a poco. Eventualmente, el hijo se adapta a las demandas del padre y de su escuela. Pero ha perdido sus principales rasgos, su esencia. La personalidad que traía felicidad a ambos, desaparece. Finalmente, el padre entiende que su hijo, ha perdido una gran parte de quién es debido a la censura de sus intereses. Entiende que a veces ser uno mismo implica ir contra la corriente y que ajustarse puede significar el conformarse con algo que no resulta satisfactorio. Para devolverle a su hijo la alegría, lo lleva a ver al músico y, al descubrir la ausencia de este, da un paso más allá para compartir lo inusual con su hijo. Asume el rol del músico y, a pesar de no tener instrumentos, ambos imaginan que es así. Las personas grises los observan prejuiciosamente, reprobando el ejemplo que el padre le da al hijo. Sin embargo, ambos recuperan de inmediato su color. Y una gran parte de eso se dio por que el pequeño se sintió aceptado y apoyado por su persona más cercana. Porque había alguien imaginando con él un mundo que le fascinaba y acompañándolo en su aventura.

En la realidad, valoramos en gran medida la aceptación de las personas en nuestro entorno y tenemos gran temor al rechazo. Por eso, podemos llegar a censurar nuestros intereses o los de otros, especialmente de los más jóvenes. Pero intentando que se ajusten a los paradigmas impuestos, las normas y demandas sociales podemos llegar a rechazar su forma natural de ser y obligarlos a desprenderse de aquello que los hace únicos para hacerlos encajar en un molde. Esto puede hacer que las personas vayan “perdiendo su color”. Las pasiones e intereses cumplen un rol fundamental en la identidad y, por lo tanto, seguirlas permite ser quien uno realmente es. Lo cual es necesario para ser feliz, tal como lo es para explotar al máximo el potencial de cada uno.

La mejoría personal es algo a lo que los seres humanos aspiramos por naturaleza, también deberíamos tener esa meta como sociedad. Y no podemos pretender mejorar si todos estamos haciendo siempre las mismas cosas. Por eso tenemos que alentar a otros a atreverse a ser diferentes, a ver el mundo con sus propios ojos y apasionarse por lo que les hace felices. Y también, necesitamos atrevernos nosotros mismos. Pero ese trabajo se hace en equipo.

Cuando todos piensan lo mismo…. Nadie está pensando”

No nos convirtamos en la ciudad gris por miedo a romper paradigmas.

 

 

This Post Has 6 Comments
  1. A medida que pasan los años uno como persona se da cuenta que la vida va cambiando, que hemos sido educados con parámetros que no se podían romper, pero hoy que veo a mis nietos que quizás viven en un mundo tan distintos a mío, me da gusto ver que actúan diferente al vivir su niñez, porque expresan y dicen lo que sienten. Nosotros los adultos y algunos colegios, sobre todo del estado, no han cambiado su manera y forma actuar. Ustedes me han dado una muestra que si podemos apoyar a los niños que están empezando a formarse que podemos unir ideas y conocimientos para no abandonar sus ideales sin dejar de ser buenas personas sin tener que avazallar a nadie, para ser ellos mismos. Muchas gracias

  2. Para reflexionar lo que estamos viviendo nos estamos convirtiendo en robot cumplir una función y ya no disfrutamos de una la sonrisa del juego de la compañía de nuestros niños

  3. Mi nuera estudió muchas cosas pero nunca ejerció nada de lo q estudió y q con tanto sacrificio le pagaron los padres, hoy vende cosméticos x catálogo a las amistades, padece de fibromialgia y le exige a mi nieta de 8 años cosas q ella nunca logró y de manera x demás autoritatia y hasta abusiva, inclusive la humilla delante de sus compañeras y amiguitas., mi hijo apoya a mi nieta pero no puede con su mujer xq esta enferma. De q manera puedo ayudar a mi nieta q ha aprendido a reprimirse pues su madre la tiene acorralada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top